Moviendo las energías



A veces nos sentimos desmotivados, apáticos, sin energía emprendedora o fuerza de voluntad para hacer cosas, incluso cosas que nos gusta hacer, cuando este estado aparece sin motivo aparente nos desmotivamos aún más al no entender qué nos está pasando. En muchas ocasiones no es más (ni menos) que un problema de estancamiento de energía. ¿La solución? Fácil: mover las energías para que vuelvan a fluir. A continuación te cuento cómo hacerlo.

En Feng Shii, el qi o chi (la energía o fuerza vital) necesita circular libre y fluidamente por tu hogar para beneficiar a las personas que viven en él. Si la energía está bloqueada, tu vida sufrirá bloqueos ya que estarás vibrando en la frecuencia de una energía "enferma", en cambio si la energía es de alta frecuencia, limpia, fresca y fluida atraerás cosas positivas a tu vida acordes con esa vibración energética.

La energía se puede acumular y estancar fácilmente en distintas partes de la casa, pero también es fácil de liberar con sencillas rutinas que te cuento a continuación:

1. Abre las ventanas.
Deja entrar aire fresco y renueva el ambiente de tu casa durante un buen rato, mejor si te es posible durante toda la mañana al menos una vez a la semana. Al abrir las ventanas no solo dejas entrar aire nuevo sino también luz, que limpia las energías "oscurecidas".

2. Enciende una vela de cera de abejas o quema un poco de incienso.
Personalmente prefiero el sándalo ya que es limpiador y purificador (y me encanta el aroma que desprende), voy recorriendo toda la casa en el sentido de las agujas del reloj dejando que el humo del incienso vaya impregnando todos los espacios. Consejo: pon atención a los rincones, allí se acumula más fácilmente la energía.

3. Limpia el polvo por unos minutos y deja las superficies lo más despejadas posible durante un rato.
No se trata de hacer una limpieza en profundidad sino de conscientemente barrer las energías acumuladas en las superficies, con suavidad y disfrutando de la actividad.

4. Saca la basura.
Obviamente la basura contiene energías estancadas que es mejor sacar de la casa, pero también puedes desprenderte de un aparato que no funciona, de ese aforno horrible que no llegas a tirar porque fue un regalo pero lo detestas, de los papeles que tienes acumulados sobre el escritorio y ya no te sirven... Hazlo paso a paso y un poco cada vez, si te estresa no te sirve, solo despréndete de algo que no quieres y nota cómo se libera esa energía.


5. Pon un poco de música.
La música tiene un tremendo poder curativo sobre las energías, pon musica que te encante y te haga sentir bien mientras limpias las energías de tu hogar, el efecto será doblemente curativo.



6. Sacude cojines y almohadas.
Este tipo de material retiene mucha energía, se desprenderá fácilmente si los sacudes y palmeas visualizando cómo la energia negativa que han acumulado se suelta mientras lo haces. Descansar sobre ellos después de esto será más efectivo.

7. Riega las plantas.
Si tienes plantas en casa, es momento de regarlas, mímalas un poco, háblales incluso, tómate un momento para comprobar si están en el lugar adecuado y reciben suficiente luz, etc. Las plantas limpian el aire de ti casa de forma natural, cuidar de ellas con cariño y conciencia es tu forma de agradecérselo.

8. Pasa la aspiradora o la mopa.
Se trata solamente de una pasada suave por el suelo para arrastrar las malas energías, no uses productos químicos o fragancias, pero sí puedes usar una visualización en la que la mopa arrastra esas energías acumuladas o las absorves suavemente con la aspiradora.

Elixir de gemas
9. Espolvorea el aire con aceites esenciales naturales. 
Aceites esenciales de lavanda o limón son más que recomendables o, si sabes como fabricarlos, puedes espolvorear elixir de alguna piedra limpiadora que repela las malas energías, como la turmalina negra (en mi opinión la mejor opción)

10. Tapa los desagües.
Asegúrate de que la tapadera del inodoro está bajada y tapa, en la medida de lo posible, los desagües; así evitarás fugas energéticas y mantendrás a raya energías indeseables. La cocina y el cuarto de baño son espacios donde hay que tener especial cuidado con las energías de baja frecuencia.


Por último, solo recordarte que estas pequeñas rutinas para limpiar y refrescar las energías de tu hogar deben ser algo agradable, no una actividad que tomes como una obligación o un fastidio necesario; realízalas con alegría y de forma fluida o conseguirás el efecto contrario al deseado. No es imperativo que cumplas con los diez puntos, éstos son una guía, unas pequeñas indicaciones, al final la práctica es la que te enseñará qué le viene mejor a tu hogar y a tu propia energía. De cualquier forma, si tomas como hábito saludable y placentero la limpieza energética de tu casa, notarás instantáneamente cómo el ambiente mejora y empezarás a atraer cosas más positivas a tu vida.