Feng Shui: Despacho, área de trabajo en casa


En muchas ocasiones tenemos en casa una habitación acondicionada como despacho u oficina, el "home office". Bien se trate de tu lugar de trabajo porque eres un profesional independiente o bien de un lugar de desarrollo de tus proyectos personales, es conveniente dedicarle la atención que darías a potenciar el bienestar en cualquier otra oficina o área de trabajo. Las energías activas que circulan en este tipo de salas deben ser sanas o, de lo contrario, nos impedirán llevar a cabo con éxito nuestros proyectos.


Qué evitar
Como siempre, es imperativo evitar el caos y el desorden, el amontonamiento y la falta de organización; una mesa repleta de papeles revueltos es tan perjudicial para las energías de la estancia como un montón de ropa revuelta y tirada por todo el dormitorio o una pila de platos sucios en la cocina. Por mucho que queramos repetir aquello de "yo entiendo mi desorden", esto solo crea confusión energética, bloqueos y energías enfermas que dificultan la creatividad y la claridad.

Además de contrarestar las corrientes rápidas de energía (entre una puerta y una ventana enfrentadas, por ejemplo), debemos evitar sentarnos de espaldas a la puerta, pues propiciaríamos la pérdida de oportunidades, o con la espalda contra la ventana, lo que nos restaría apoyo y respaldo profesional. Si no podemos evitarlo debido a la distribución de la oficina, siempre existen formas de contrarestar estas influencias negativas usando curas de feng shui.

Curas Feng Shui
Además del orden, la limpieza, la buena iluminación y ventilación regular, esta habitación debe contar con un equilibrio entre fuerzas Yin y Yang (o masculina y femenina, o activa y pasiva, como se quiera). Debemos tener en cuenta el elemento que rige el área en que está situado nuestro despacho dentro del mapa bagua y usar los colores y formas correspondientes.

En cuanto a colores, también puedes tener en cuenta que el azul relaja la mente, el amarillo vivo te ayuda a mantener la concentración durante horas, el blanco es relajante y evita distracciones, y el negro suele atraer el dinero al asociarse con el elemento agua. Puedes usar notas de color que te ayuden, sin excederte en el colorido pues solo serviría para captar tu atención fuera de la actividad a la que te estés dedicando.

El escritorio y la silla de trabajo son los elementos a los que prestar más atención: procura que la silla tenga un buen respaldo y se adapte bien a tu altura y la de la mesa, que se mueva sin problemas y te resulte cómoda; la mesa de trabajo debería estar de cara a la puerta o, en el caso de ocupaciones creativas que requieran de una importante dosis de inspiración, de cara a la ventana, aunque la posición dependerá también de otros factores que puedes tener en cuenta.


Elementos como una brújula, un objeto móvil o de arte, una mapa o cuadros con diplomas pueden ayudarte a alcanzar tus objetivos si los usas adecuadamente como cura feng shui. Éste sería además el lugar perfecto para colocar tu "visión board" o "mapa de deseos" si te animas a hacer uno (puedes ver más sobre este tema en el artículo El panel de los sueños).

Consejos

Recuerda que nadie mejor que tú puede percibir cuándo su despacho es un lugar de concentración e inspiración o una habitación que propicia la procrastinación. Descúbrelo y convierte tu oficina en casa en un lugar donde dar vida a tus mejores proyectos.