El panel de los sueños



Probablemente en algún momento hayas oído mencionar el concepto de “dreamboard” o “vision board”, tablero de la visión o algún nombre parecido. A la pregunta “¿qué es un dreamboard?” la mayoría de la gente que lo ha oído mencionar alguna vez respondería que se trata de un tablero donde se pegan fotos de cosas que deseas o sueñas conseguir, a la espera de que se conviertan en realidad. Dicho así puede sonar bastante inefectivo e incluso un tanto absurdo… ¡y lo es! Pegar la foto de una casa impresionante, un cuerpo escultural y una pareja en el altar no va a hacer que consigas, como por arte de magia, la casa de tus sueños, perder los kilos que piensas que te sobran y encontrar a tu pareja ideal.

Sin embargo el dreamboard o “panel de los sueños”, como me gusta llamarlo, es una herramienta creativa para mover las energías que puede llegar a ser muy efectiva a la hora de conseguir tus objetivos. Te cuento por qué y cómo funciona realmente.

La energía activa del pensamiento creativo

Los seres humanos poseemos una poderosa e increíble herramienta creadora llamada “imaginación”. Con la imaginación podemos crear en nuestra mente todo tipo de imágenes y darles vida; cuando nuestro pensamiento imagina de forma errática y dejamos que las ideas y las imágenes vayan y vengan a su antojo, esa energía se dispersa y eventualmente se pierde, pero cuando imprimimos un sentimiento y las dirigimos hacia un objetivo, se convierten en una flecha de energía lanzada al Universo.

La idea es enfocar nuestra imaginación y dirigirla en lugar de dejar que se disperse, cuando además le añadimos la fuerza de nuestro deseo estamos convirtiendo nuestra imaginación en una herramienta de energía activa, lanzamos nuestro deseo al Universo y éste inmediatamente empieza a trabajar en tu favor. No porque el Universo quiera complacerte porque piense que te lo mereces, al Universo le da igual todo eso y no establece juicios, simplemente ocurre que lo similar se atrae, la energía que generas con tu deseo atrae y es atraída por una energía similar al igual que la gravedad hace que los cuerpos físicos sean atraídos por la tierra, es una ley universal.

El antiguo dicho “ten cuidado con lo que deseas” apunta en esta dirección; un deseo profundo que brota del corazón es algo tremendamente poderoso que automáticamente atrae lo que busca. ¿Y por qué –podríamos preguntarnos– no tenemos todo lo que deseamos? La respuesta es muy sencilla: porque no creemos que sea posible. Cada día deseamos y deseamos pero no creemos realmente que se nos va a conceder lo que anhelamos simplemente por pedirlo, con lo que inmediatamente después de desear algo lo bloqueamos con nuestra negación; otras veces simplemente abandonamos la idea cuando no obtenemos resultados rápidos, nos falta paciencia y cambiamos nuestros planes, con lo que volvemos a bloquear la respuesta del Universo; también ocurre a veces que cambiamos de objetivos como de chaqueta y, cuando el fruto del primer deseo ya se acercaba a nosotros, lo habíamos empezado a atraer, nos damos la vuelta para enfocarnos en un segundo o tercer o cuarto deseo y volvemos a empezar desde cero orientando nuestra energía atractora en otra dirección.

Enfoque e intuición

A lo que el panel de los sueños te ayuda es a enfocarte, a dirigir tus deseos con claridad y no perder de vista la trayectoria de su energía. Al crear la imagen en tu mente y darle forma física, el mensaje que lanzas es mucho más claro; el poner la imagen fuera de ti y poder observarla cada vez que lo desees es una forma de mantenerte fiel a ese deseo, no darle la espalda y seguir generando esa misma energía hasta que te llegue la respuesta.

Pero para que esa energía sea efectiva la imagen debe llevar impreso un sentimiento, salir del corazón, no de la cabeza; es por eso que el panel de los sueños funciona con imágenes simbólicas, que son mucho más intuitivas. Si tu mente te dice que lo mejor para conseguir éxito profesional es incrustar la foto de un alto ejecutivo en tu panel, olvídate del tema porque no va a funcionar; deja a un lado las imágenes sociales y culturales, apela a tu ser primordial, busca en lo más profundo de ti esas imágenes que te ponen el vello de punta, que te hacen exclamar “oooh”, “wow”, “mmm”… Quizá para ti el éxito profesional signifique dejar atrás el suelo duro, sólido, y volar hacia las nubes, tal vez la imagen de un águila surcando los cielos sea lo que resuena en tu interior cuando imaginas llegar al culmen de tu carrera.

Mi consejo: usa la intuición, no la razón; tu panel de sueños dice algo de tu interior, de tu yo más profundo y auténtico, deja atrás los convencionalismos y las imágenes manidas, sé creativo y construye un tablero que puedas “sentir”, no simplemente mirar.

Cómo construir tu panel de sueños

Ahora que ya tienes claro de qué se trata y cómo funciona, vamos a construir tu panel de sueños. Ante todo ten en cuenta que la creatividad es la que manda aquí, el tablero es solo un instrumento, un medio para enfocar y dirigir la energía activa de tus deseos, así que la mejor forma será la que mejor resuene contigo. Lo que te ofrezco a continuación son solo unos pasos para guiarte, no unas instrucciones precisas y rígidas.

1. ¿Qué quiero conseguir?

Lo primero a considerar es lo que quieres conseguir con tu panel de sueños, se trata de tener claro desde el principio cuáles son tus objetivos. El tablero te puede ayudar a mejorar distintas áreas de tu vida, con lo que construirías un panel general, o a revitalizar una parcela concreta, como el aspecto profesional o el sentimental, con lo que confeccionarías un panel temático, o incluso puede estar orientado a conseguir un objetivo concreto, con lo que estaríamos ante un tablero específico. Decide exactamente qué deseos vas a lanzar al Universo y empieza a hacer trabajar a tu imaginación :-)

2. ¿Cómo lo represento?

Seguro que ya te ves en la pantalla de tu mente consiguiendo esa situación tan anhelada, imagina cómo te sentirías, vívelo y disfrútalo. Una vez que tienes a mano ese sentimiento te será más fácil representarlo. Para recopilar las imágenes puedes acudir a revistas, publicidad, google y otros buscadores, páginas temáticas, tus propias fotos, etc… Recuerda que trabajamos con imágenes simbólicas y que es importante que resuenen en tu interior. Una indicación de que vas por buen camino es el efecto “!!!” que la imagen te provoca.

3. Elegir el continente

A la hora de elegir la forma siempre puedes optar por el clásico tablón de corcho o magnético e ir colocando allí fotos y notas de texto en papel, pero las posibilidades son mucho más variadas. Te presento algunas ideas como base pero lo mejor es que despliegues tu creatividad y elijas lo que mejor se adapte a tu gusto, espacio y posibilidades.
  • Tablón de corcho o magnético.
  • Marco de un cuadro.
Puedes usar el interior de un cuadro, tras el cristal, para colocar tus imágenes, o ponerlas sobre el cristal para que te sea más fácil cambiarlas, añadir, quitar y mover elementos, e incluso puedes prescindir del fondo y el cristal, usar una trama de hilo o metálica, tiras de tela, etc, sujetas de un lado a otro del marco y sobre ellas prender las fotos y los textos.

  • Un póster o lámina con una imagen neutra sobre el que ir colocando tus fotos.
  • Wall sticker
Estas pegatinas de pared dan mucho juego, encuentra una que te guste y sobre la pared ve colocando tus fotos y textos siguiendo el dibujo del sticker.

  • Telas, tablillas, láminas de madera.
Cualquier material sobre el que puedas prender tus imágenes te sirve como fondo.
  • Tiras de fieltro.
Si cuelgas varias tiras de tela, fieltro, seda, raso… de la pared o de una estantería, puedes ir prendiendo tus fotos y textos con alfileres, sujetarlas con mini-pinzas, etc. Este tipo de dreamboard ofrece un aspecto ligero y dinámico además de original y muy fácil de crear y modificar.

  • Panel de sueños digital.
Hoy día hay bastantes aplicaciones para tablets diseñadas específicamente para crear un vision board. Por mencionar algunas opciones interesantes, puedes probar las siguientes:
* Visión junta. Incluye distintas plantillas y cuenta con una interfaz en 3d
Dream board visual life. Te permite interactuar con otros usuarios
* My vision board. Imita un tablero de verdad que puedes adaptar e incluye recursos como clips, alfileres, tira adhesiva, distintos tipos de notas y post-it, etc.


Pero si quieres tu panel en formato digital también puedes usar un documento de Word o una diapositiva de Power Point. Puedes copiar la imagen de un tablero de corcho (en internet la encontrarás fácilmente) y copiar tus imágenes encima, o si lo prefieres puedes usar la misma hoja como tablero y simplemente colocar tus fotos y textos sobre el fondo.


Cuando lo hayas terminado lo puedes guardar como imagen empastada (o dar un pantallazo con Print Screen o el snipping tool si te es más fácil) y usar esa imagen como fondo de escritorio de tu ordenador, así podrás ver tu panel de sueños regularmente.

4. ¿Cómo coloco las imágenes?
En cuanto a la disposición de los elementos dentro de tu panel, hay distintas opciones entre las que puedes elegir.
  • Usar plantillas con áreas ya marcadas
Puedes utilizar un fondo donde vengan delimitadas las áreas, como “romance”, “trabajo”, “salud”, “espiritualidad”, y colocar tus fotos en el área correspondiente.
  • Usar una trama Bagua
Según el Feng Shui, sobre cada espacio podemos aplicar una trama o mapa (Bagua) que marca nueve áreas de distinta energía y características. Así, puedes dividir tu panel de sueños en las siguientes áreas, e incluso usar los colores que energetizan cada zona:

Abundancia (morado)
Fama (rojo)
Romance (rosa)
Familia y salud (verde)
Centro, corazón (amarillo, dorado)
Creatividad (blanco)
Conocimiento y aprendizaje (azul, azul verdoso)
Carrera (negro, azul oscuro)
Viajes y ayudas (gris, plata)

  • No usar ningún tipo de plantilla y colocar tus imágenes, textos y otros elementos donde te parezca adecuado, dejándote guiar por tu intuición.

5. Olvidado pero siempre visible

Tu panel de sueños ya está terminado, solo te falta colocarlo en un buen lugar (un sitio donde tu vista pueda alcanzarlo fácilmente cuando lo necesite) y olvidarte de él. ¿Cómo?, ¿olvidarme?, ¿después de todo el trabajo? Así es… no es necesario que lo observes intensamente durante cinco horas al día o lo pongas en la entrada para verlo cada vez que salgas o entres de la casa; tu trabajo ya está hecho, has lanzado tu deseo al Universo, has creado una imagen mental intencionadamente y la has impregnado de sentimiento. El cosmos empieza a trabajar para ti ahora, no te obsesiones y déjale hacer su trabajo.

Simplemente, cuando te sientas tentado de cambiar de rumbo, volver a mirar el panel te ayudará a recordar tus metas y evitará que canceles la petición en la que ya está trabajando el Universo. Ya puedes relajarte, confiar en que tu deseo está viajando hacia ti, acercándose y viniendo a tu encuentro, ten paciencia y espera su llegada con confianza y alegría ;-)

En resumen...