Palabras de felicidad



Me gustaría compartir con vosotros este artículo del útil e inspirador blog de Marc & Angel. A veces nos dejamos llevar por la negatividad del ambiente en el que nos movemos, impregnada de quejas, descontento y malas energías que nos restan vitalidad y tiran de nosotros hacia abajo. Está en nuestra mano decidir no caer en el lenguaje negativo y cambiarlo por otro más positivo, tenemos el poder de alterar el signo de nuestro día a día utilizando el lenguaje de forma distinta. Solo tenéis que hacer la prueba para daros cuenta de que esta técnica funciona... no siempre es fácil, pero cada pequeño paso que déis hacia la positividad será un avance hacia la consecución de un día, un momento, un instante más feliz.

Aquí os lo dejo traducido al español, pero si deseáis ver el artículo orginal en inglés podéis acceder a su página en este enlace: Blog Marc & Angel


Palabras para un día feliz

Dentro de ti tienes las palabras que pueden hacer de cada día un día feliz. Aquí tienes algunas frases que la gente feliz usa cada día:

"Hoy va a ser un gran día"

¿Por qué no? Cuando empieza el día, una infinidad de posibilidades se extiende ante ti, todo puede pasar, y de ti dependerá elegir que este día se convierta en algo maravilloso... o no. Despierta con esta idea y deja que te inspire durante todo el día. Disfruta de todo lo que hay a tu alrededor, de las cosas que ves, de los sonidos y los olores, mira las nubes, observa las estrellas, siente el aire en tu piel, y descubre si llegan hasta ti nuevos estímulos, sensaciones nuevas que pertenecen solo a ese día. Mira el mundo como si los días anteriores no existieran, como si todo fuera nuevo y estuviera ahí para ti. La vida no tiene por qué ser algo que sufrir, está ahí para que sonrías, para que imagines, explores, aprendas, abraces, compartas, cuides, ayudes y disfrutes. Elige aprovechar al máximo el regalo que cada día se te da, y deja que la negatividad arrinconada al fondo de tu cerebro vuelva a decir: "Oh, no, ¡otro día feliz!".

"Estoy deseando hacerlo"

William James dijo una vez: “La acción no siempre trae felicidad, pero no hay felicidad sin acción” La felicidad no es algo que simplemente llega hasta ti si tienes suerte, depende de ti, de que estés dispuesto a recibirla y a hacer el trabajo necesario para conseguirla y disfrutarla. Recuerda que el trabajo duro solo lo es cuando no tiene sentido para ti, así que si tu trabajo ha dejado de resultarte interesante, encuentra uno que se adapte más a tus propósitos, o encuentra la forma de que tu actividad diaria signifique algo para ti, que tenga sentido realizarla. Pasamos una gran parte de nuestro tiempo dedicándonos a nuestra actividad laboral, no dejes que esa parte de tu vida se convierta en algo sin sentido.

"Lo volveré a intentar"

Nos han enseñado que no basta con intentarlo, que hay que llegar, pero intentar algo –mejorarte a ti mismo, saldar una deuda, perder peso, hacer que una relación funcione, hacer del mundo un lugar mejor...– ya es un logro en sí mismo, independientemente del resultado. Intentarlo siempre es suficiente. Puede que las cosas no funcionen exactamente como habías esperado, pero puedes sentirte orgulloso de haberlo hecho lo mejor posible, además ese sentimiento te dará la fuerza para volverlo a intentar. Al fin y al cabo, cada equivocación te enseña algo nuevo sobre tus objetivos y sobre ti mismo, y el único fracaso consiste en no haberlo intentado. Es siempre el coraje de continuar lo que al final cuenta.

"Gracias"

La gratitud conduce a la grandeza. Puede cambiar lo que tenemos en algo más, un trabajo en diversión, el caos en orden, la inseguridad en claridad, y traer paz a un día que de otro modo sería un desastre. Ser consciente de las cosas buenas que ya tienes en tu vida es esencial, porque todo lo que aprecias y agradeces en tu vida crecerá y se hará más fuerte.

"Estoy bien"

El modo en que respondes a las pequeñas trajedias de la vida es lo que moldea tu carácter. Las cosas malas pasan a veces, y tienes que pasar por ello y continuar con tu vida. No te escondas. Si tus sueños están ahí afuera en algún lugar y tú estás escondido, lo único nuevo que llegará a tu mente es la ansiedad y la amargura; en algún momento esa ansiedad y amargura te corroerán, y no dejarán de ti más que la concha vacía e infeliz de lo que un día fuiste. Así que cuando algo malo pase, como a veces ocurrirá, párate y dí bien alto: "Estoy bien". Aquellos que caen y se levantan son mucho más fuertes que los que nunca han caído. Muchas veces son las más duras dificultades las que dan a los seres humanos el poder de crecer y convertirse en la mejor versión de sí mismos.

"Ha sido un día interesante"

La felicidad no es algo que se consigue al final del camino, es lo que haces para llegar al final. Si al final del día miras hacia atrás te darás cuenta de las cosas que has aprendido, de las personas que has conocido (por primera vez o que has conocido mejor), date cuenta de los momentos que has disfrutado y de las ocasiones que se te han brindado para superarte a ti mismo, para mejorar algo, para dar un salto de fe o tender un puente hacia alguien, para volver a intentarlo o terminar un proyecto... para ser feliz. Agradece internamente esos momentos y prepárate para otros que están por llegar.